Autolesiones “Cutting” Valencia

Autolesiones. Muchos jóvenes sienten dolor emocional y sólo han encontrado una forma de superarlo: la autolesión (cutting, selfinjury).

El cutting se refiere a la conducta que presentan algunos adolescentes  de edades entre 11 y 16  años. Que consiste en el acto de cortarse la piel con objetos afilados, generando heridas superficiales sin buscar el suicido. Hacerse daño a escondidas, (pues estas autolesiones se esconden con muñequeras o ropa larga) cortándose  para sentir alivio o placer momentáneo, evadirse del sufrimiento de la realidad y daño emocional, e intentar superar la ansiedad. Sustituyendo de esta manera el dolor emocional por el daño físico. Que con el tiempo no llegan a sentir ya que no se centran en el dolor sino en la calma relativa  y en el sentimiento de tranquilidad.

autolesionesLa mayoría son adolescentes mujeres.

Suelen reprimir sus sentimientos y preocupaciones, llegan a no tener control sobre lo que les rodea ni herramientas para saber manejar y afrontar situaciones que les parecen difíciles o negativas del día a día, que creen que son imposibles de cambiar, por lo que tratan de afrontar el trauma psicológico que les provocan las emociones fuertes, la presión intensa o los problemas relacionales importantes a través del cutting ya que les da satisfacción y liberación.

Otros adolescentes se cortan para expresar emociones fuertes como:

  • La rabia.
  • La pena
  • El rechazo
  • La desesperación
  • La intensa nostalgia o el vacío
  • La ausencia de los padres.

Quienes efectúan el primer intento son más propensos al segundo. Los jóvenes con esta conducta autolesiva se inician haciéndose cortes pequeños, pero algunos, al paso del tiempo, lo hacen con mayor frecuencia y en ocasiones pueden llegar a ser letales.

Algunos de los motivos del cutting o selfinjury son:

  • Acoso escolar.
  • No llevarse bien con los padres.
  • Estrés, preocupación por los exámenes y notas.
  • No superar la separación de padres.
  • Dolor por la muerte de un ser querido.
  • Abuso físico y/o psicológico.

Las huellas físicas del cutting, pueden hallarse en diversas partes del cuerpo: muñecas, brazos, piernas o en el vientre. Las marcas en su cuerpo, heridas que alcanzan distintos grados de profundidad, constituyen un intento desesperado por mostrarles a los demás como se sienten y de pedir ayuda.

El miedo a la reacción de los adultos y los médicos hace que la mayoría de jóvenes no se atreva a buscar ayuda.

El motivo es que los adultos tienden a fijarse sólo en la autolesión y no en las causas  y consecuencias que se esconden detrás de ese comportamiento.

El cutting puede convertirse en un hábito o inclusive en una práctica de moda.

En Internet se pueden encontrar páginas y foros donde jóvenes que lo practican intercambian experiencias y formas autolesivas, como forma de buscar ayuda y comprensión. También se encuentran mensajes que refuerzan los comportamientos de autolesión por lo que el efecto es de normalizar y estimular las autolesiones, produciendo de esta manera el “contagio” y el refuerzo negativo de hacerlo.

Esta conducta puede convertirse en un grave problema. Se investiga de manera aislada,  sólo unos cuantos saben de lo que se trata, causas y tratamiento. Si no es detectada a tiempo y tratada por especialistas podría llevar con el tiempo al suicidio.

En Alemar psicólogos podemos  ayudarte a expresar tus emociones y dejar poco a poco que cada cicatriz no sea un grito silencioso de pedir ayuda.

Os dejamos dos vídeos para que entendáis mejor el cutting:

Teléfono: 638 055 730  www.alemarpsicólogos.es – Cutting y Autolesiones – Psicología Infantil Valencia

 

¡Llámanos!
638 055 730